Néstor Guerrero cuenta con la experiencia de haber sido director, codirector y coautor en decenas de proyectos de investigación.

Dos maestrías propias y otras dos en convenio con diversas facultades de la Universidad de Ibagué son parte de la apuesta del programa Ingeniería Civil para seguir marcando pauta en la formación para el futuro de la región.

Néstor Luis Guerrero Chávez, quien ocupa la dirección del Programa desde el inicio del semestre B de 2018, comentó que esta proyección va de la mano con las fortalezas académicas de la carrera, enfocadas en sus docentes.

Dos de ellas, según añade, serían propias. Una se enfocaría en análisis de diseños de obras de concreto y la otra, en captación, almacenamiento y distribución de agua potable. De estas ya avanzan las conversaciones de rigor.

Basados en fortalezas

Entre tanto, se prevé dos posgrados en convenio con la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas y el programa Arquitectura: uno orientado al control y la gerencia de obras, y el segundo, a la información y su calidad hacia el manejo del riesgo.

Su implementación avanza en armonía con las fortalezas académicas del Programa, por ejemplo en ingeniería estructural, así como en la experticia de sus profesores Juan David del Río, Juan Guillermo Zuluaga, Carlos Ariel Naranjo y Jorge Olmedo Montoya.

También, destaca las capacidades de los docentes Luis Eduardo Peña, Liliana Gordillo y Jorge Hernández, así como la alta preparación que han asumido Iveth Johana Navarro e Isabel Cristina Rojas, al igual que la gran exigencia en Estructura e Hidráulica.

¿Quién es Néstor Luis?

Néstor Luis Guerrero Chávez es ingeniero civil oriundo de Barquisimeto (Venezuela). Es magíster en Ingeniería Estructural y doctor en Ciencias Aplicadas y trabajó en la universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, en su ciudad natal.

Aunque hace un año fue aceptado en la convocatoria para llegar al Programa y suceder a Édgar Ramiro Jiménez, apenas este año pudo obtener su visa, por lo que su comienzo en suelo colombiano se demoró un poco, pero con el apoyo suficiente para continuar.

"Doy gracias al ingeniero Manuel (Forero, decano de la Facultad), quien ha sido muy receptivo y para quien no tengo sino palabras de agradecimiento, pues me colaboró y aquí estoy. Ibagué me ha abierto los brazos, aunque lo malo es el calor, pero ha sido espectacular", confiesa.

De todas formas, esta ciudad le inspira para trabajar en aspectos que ya están en camino, como la inversión que se proyecta en el fortalecimiento del laboratorio de Estructuras y la culminación del canal de Recursos hidráulicos, así como la adecuación del laboratorio de Hidráulica, en vinculación con el Plan de Desarrollo Institucional de la Universidad.